Señales de diabetes que se manifiestan en la piel

Las señales de diabetes que se manifiestan en la piel sugieren tanto la presencia de la enfermedad en las fases iniciales, como el surgimiento de complicaciones en otras etapas o una reacción al tratamiento.

Hay varias señales de diabetes que se manifiestan en la piel. Se estima que hasta el 30 % de las personas diabéticas presentan algún tipo de síntoma cutáneo al comienzo de la enfermedad. Según algunos autores, hasta el 100 % de los afectados tiene problemas en la piel durante el curso de la patología.

Buena parte de las señales de diabetes en la piel no son críticas en sí mismas, pero sí pueden volverse graves debido a la afección diabética. Un dermatólogo está en capacidad de reconocer esos síntomas e indicar el manejo que se le deben dar.

Diabetes y sus manifestaciones en la piel

Las señales de diabetes que se manifiestan en la piel son muy variadas. El 90,2 % de los pacientes diabéticos presentaban alguna afección dermatológica.

Con base en la naturaleza de las señales de diabetes manifestadas en la piel, las afecciones cutáneas se clasifican en cinco grupos: marcadores cutáneos específicos, manifestaciones cutáneas asociadas, manifestaciones cutáneas de las complicaciones, infecciones y manifestaciones cutáneas del tratamiento.

Los marcadores específicos de diabetes mellitus

Dentro de este grupo, están las señales de diabetes mellitus que se manifiestan directamente en la piel. En otras palabras, constituyen síntomas específicos de esta enfermedad. Dentro de ellos encontramos los siguientes.

Acantosis nigricans – Área oscura y aterciopelada
La acantosis nigricans o acantosis pigmentaria es una afección cutánea en la cual aparecen áreas oscuras y con textura de terciopelo. Surge en los pliegues y dobleces del cuerpo, en particular en la ingle, el cuello y las axilas. Se estima que está presente en el 50-60 % de las personas diabéticas.

Dermopatía diabética – Mácula oscura
Esta es la más común de las señales de diabetes que se manifiestan en la piel. Aparece casi siempre en la parte anterior de la tibia, conocida como «espinilla». Al principio, se ve como un abultamiento de color rosa o marrón. Después, se convierte en una mancha de color marrón sin volumen. Está presente en el 30-60 % de diabéticos.

Esclerederma diabeticorum – Piel engrosada y dura en algunas zonas
En la esclerederma diabeticorum, la piel se vuelve gruesa y dura en la parte superior de la espalda, la parte posterior del cuello, los hombros y los brazos. Afecta a entre el 2.5 y el 14% de los pacientes con diabetes y es más prevalente en los varones.

Necrobiosis lipoídica diabeticorum – Manchas rojizas, amarillas o marrones
Esta es una de las señales de diabetes poco común. Empieza como protuberancias rojas, por lo general en la parte inferior de las piernas. Luego, se aplanan y presentan color café y amarillo brillante en el centro con bordes de color rojo a violeta. Se presenta en el 0.3% al 1.6% de los pacientes diabéticos.

Bullosis diabeticorum – Ampollas
Son ampollas que nacen de manera espontánea, casi siempre en los antebrazos, las piernas, los pies y los dedos. El contenido de las ampollas es de color claro. Por lo general, desaparecen en un plazo de un mes, pero suelen aparecer nuevamente. Esta es una de las señales de diabetes que está en el 0,5 % de los afectados.

Granuloma anular – Bultos rojos
Son pequeñas pápulas o granos de color rojo que confluyen y forman unas placas redondas con un diámetro de 1 a 5 centímetros. En el centro, conservan la piel sana, por lo que se ven como un anillo. Por lo general, aparecen en el dorso de las manos, los dedos y los planos de extensión de los brazos y las piernas. Está presente en el 0,3 % de los pacientes diabéticos.

Xantomatosis eruptiva – Protuberancias de color amarillo rojizo
La xantomatosis eruptiva se caracteriza por la formación de bultos rojos y amarillentos, por lo general en los glúteos, los hombros, los brazos, los muslos y las piernas. Suelen tener el tamaño de un guisante y son firmes al tacto. A veces, forman tonalidades de color naranja y pueden tener un halo alrededor. Aparecen en el 0,1 % de los diabéticos.

Dermatosis perforantes adquiridas
Son un grupo de afecciones cutáneas, cuya principal característica es la presencia de nódulos y pápulas que forman tapones costrosos. Aparecen en las extremidades, el tronco, la región dorsal de las manos y, a veces, en la cabeza. Esta condición se presenta en los pacientes con diabetes que también tienen una falla renal.

Manifestaciones cutáneas asociadas

Comprenden las afecciones cutáneas que aparecen con frecuencia en las personas diabéticas, pero que no necesariamente se derivan de la enfermedad como tal. Incluyen las siguientes afecciones.

Síndrome de engrosamiento cutáneo
Se presenta en tres tipos: esclerederma diabeticorum (del cual ya hablamos en la sección anterior), y los siguientes:

Engrosamiento subclínico generalizado de la piel. Hay engrosamiento, pero este es tan leve que suele pasar desapercibido. Puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero es más común en las manos y los pies.
Piel cérea con movilidad articular limitada. Hay engrosamiento de la piel en el dorso las manos y en los dedos. Se acompaña de reducción en el movimiento de las articulaciones.
Condiciones cutáneas de las manos
Se presenta en tres modalidades; una de ellas es la piel cérea con movilidad articular limitada, de la que hablamos en el subtítulo anterior. Las otras dos son las siguientes:

Empedrado digital. Aparecen muchas pápulas pequeñas que se agrupan en los dedos de las manos. También, se les conoce como pápulas de Huntley.
Contractura de Dupuytren. Es una deformidad en la cual se forman nudos debajo de la piel de la palma de la mano. A veces, forman cordones que llevan a que los dedos permanezcan flexionados.
Acrocordones
Son crecimientos en la piel, similares a las verrugas, que crecen de forma típica en el cuello, las axilas, los párpados y las ingles. Son benignos y no presentan síntomas. Se estima que están presentes en el 65 al 75 % de las personas con diabetes.

Xantosis
La xantosis es otra de las señales de diabetes en la piel. Esta afección se manifiesta como un tono amarillento en la piel que se hace más evidente en las palmas, las plantas, los pliegues nasolabiales y las axilas. Tal color no aparece en los ojos.

Rubeosis faciei
La principal característica de esta afección es el enrojecimiento crónico de la cara y del cuello. Los datos disponibles indican que se presenta hasta en el 59 % de quienes están afectados por la diabetes. Se le considera una manifestación benigna.

Telangiectasia periungueal
La telangiectasia periungueal presenta como pequeñas venas rojas y dilatadas alrededor de las uñas. Se aprecian a simple vista y no es una de las señales de diabetes más típicas. Se cree que está presente en alrededor del 49 % de los pacientes que padecen esa enfermedad.

Prurito
Es una sensación de hormigueo o picazón que puede presentarse en una zona específica o en todo el cuerpo. Se produce por muy diversas causas. El 25 % de los diabéticos tienen esta manifestación, que es más frecuente en la zona vulvar o anal.

Otras

Otras de las manifestaciones cutáneas asociadas a la diabetes son las siguientes.

Piel seca. Es una condición muy común entre la población diabética, pero no exclusiva de ella.
Eritema palmar. Es un enrojecimiento intenso en las palmas de ambas manos.
Púrpura pigmentaria. Son manchas punteadas que aparecen en las piernas, pero pueden extenderse a otras partes del cuerpo. Son de color café anaranjado.
Liquen plano. Son protuberancias de color púrpura, planas y que producen picor.
Psoriasis. Es una enfermedad en la cual las células cutáneas se acumulan. De este modo, forman escamas y manchas secas que provocan picor.
Vitíligo. Una enfermedad que se caracteriza por la pérdida de pigmentación en zonas irregulares de la piel.

Califica este post: 
Promedio: 5 (2 votos)

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
12 + 4 =